Zapatón del gimnasio entrenó la pinga con mi concha!

7 min

Ay por dios! las cosas que pasan en los gimnasios cada vez me sorprenden más y por fin protagonicé un polvo rico, me gusta ver los cuerpos musculosos y bien trabajados, mientras hago trabajo de mancuernas me excito mucho viendo patas marcando los cocos, además también me gusta ver a otras chicas poniendo cada vez más duro ese culo, yo hago lo mismo, cuando me voy a las duchas aprovecho para tocarme la concha, pero este pata que conocí decidió entrenar la pinga con mi concha y de pasarela con mi boca, tuvo energías para pasarse toda la tarde cachándome, yo estaba en una silla y fue todo lo que necesitamos, nunca antes me habían culeado así, qué rico es ir al gimnasio!