Un anal para que sientas mi pinga como por vez primera

4 min

Se acerca nuestras fiestas patrias y como para ir calentando para los festejos nos fuimos a recorrer los bares más reputados de toda Lima, lo especial fue el pisco sour por supuesto, pero siempre midiéndonos porque cuando menos te lo imaginas ya estás feliz y medio cayéndote, una vez me piqué tanto que quise cacharme a mi suegra, pero menos mal que mi flaca me llevó a jatear, pero esta vez aguanté, la bajé con un ceviche bien rico y eso me puso en el modo más cachero, es afrodisíaco y me convirtió en un semental, la trompeta la tuve tan dura y medio chueca que mi enamorada sin decir nada la empezó a chupar, creo que no apunté bien porque quise metérsela en la concha pero entró por el culo, pero fue mejor y a ella le gustó.