Tiene que estacionarse para que la gringa chupe su palanca de cambios

14 min

La jermita es Mia Bandini y en efecto es una bandida, una pillina, al menos eso es lo bueno del tráfico en otras ciudades, que es más fluido que aquí pero el tema es que de todas maneras a esta jermita no le deberían dar ganas de distraer al pata, eso podría causar un accidente tipo «Destino Final», por eso el pata luego de sentir la boquita traviesa de la gringa se estaciona un rato, como diciéndole, «ta’ bueno chúpala», pero parece que tenía que llegar rápido a un lugar porque después ella sigue chupando esa pinga medio rara mientras el pata sigue manejando, vaya concentración la del cachero y ella feliz!