Rompiéndole el poto a mi primita que está bien calientona, le meto el pájaro completo mientras ella disfruta

2 min

Hace mucho tiempo había estado viendo que mi prima Julia se estaba poniendo bien rica. En las reuniones con la familia cuando nadie nos veía le agarraba el culo y las tetas, yo sabía que lo que ella quiere es comerse un pene bien grande, así que le dije que en mi cumpleaños quería que ella me lo mamara como nunca nadie me lo había mamado, ese día aproveché que no había nadie en su casa y me fui para allá, me echo el mejor pete de mi vida