Pendeja no había visto una pinga grande en su vida y conmigo la chupó e hizo de todo

16 min

Sé que esta flaca nunca en su vida había probado una pinga como la mía, en otras palabras solo había tenido mala suerte y siempre le tocaban patas con la mecha corta pero su suerte cambió al conocerme, cuando finalmente en un telo le mostré mi verga la cojuda se quedó con cara de sorpresa pero a la vez su expresión indicaba que ya no tenía salvación, me la iba a comer con la boca y el culo y en efecto así pasó, pasó varios minutos chupa que chupa pene pero no satisfecha con eso me pidió que por favor no tarde más y se la meta por el culo… fue una noche de locura con esta perra.