No sabía que mi concha podía botar juguitos de placer!

15 min

Cada vez me sorprendo más de las cosas sucias que descubro en esto del sexo, gracias en parte a mi enamorado que siempre le gusta experimentar con los huecos de mi cuerpo, mi culo, mi concha, mis tetas, asu mare yo siempre pensé que solo haría la posición del misionero como en las películas románticas, pero la realidad es muy distinta aunque no necesariamente mala, al contrario, siento que mi mente colapsa y alucino que veo elefantes rosa cuando este pendejo me mete así de rico los dedos en la concha y de pronto chorros abundantes de pichi y otras sustancias caen de mi vagina, lo mínimo que se merece mi cachero es una buena mamada!