Ninfómanas cachan hasta con el mismo Lucifer!

18 min

Y no podía ser de otra forma, seguramente la pelona llegó a sus vidas para llevárselas de una vez al averno, una vida de excesos, pecado y otros actos que las condenaron las ha llevado a pasar una eternidad en el inframundo, pero incluso ahí estas dos jermitas no paran de cachar, primero están entre ellas besándose las tetas y las conchas, hasta que con eso invocan la presencia del señor de las Tinieblas, el macho cabrío que lidera el ejército del mal y aunque sea horrendo y maligno, también se le pone dura al ver a estas dos pendejas bien arrechas, ellas al toque se ponen a la orden y a chuparle la verga al diablito, luego aparece su lugarteniente para darle con todo a estas dos culonas.