Me eché una pomada en la pinga y rompí a mi flaca

6 min

Ella estaba esperando que yo me desocupe de la chamba y tantas ocupaciones que me tienen estresado, ya está llegando fiestas patrias y quisimos descansar un poco, celebrar el aniversario patrio y qué mejor que cachando, es algo que se nos da muy fácil aunque a ella últimamente le ha entrado ese bicho de querer que se la meta duro, me hizo algunos comentarios que me jodieron un poco, pero sé que lo hizo sin intención, entonces busqué por un hueco que hay por el centro de Lima y conseguí un concentrado mágico que me puso la pinga más dura que nunca, a ella le unté un poco en la concha para calentarla y la dejé tan abierta que puso cara como de ida… desorientada, no se lo esperaba, luego volvió en sí y siguió montando en honor a la bandera.