Le dejé una huella imborrable de sexo por el culo

11 min

Esto es lo que pasa cuando conoces a gentita en las ricas playas de Máncora, a esta hembra la conocí mientras me bronceaba en una playa chévere, ella me contó que es de Río de Janeiro y que le gustó mucho que Perú haya estado en la final con Brasil, pero se olvidó de eso después cuando le invité las delicias marinas en un restaurante de mariscos donde se quedó satisfecha totalmente, pero no la iba a dejar ir así tan fácil, a tremenda mujer hay que ponerla a gozar de la mejor manera posible, le dije que hay que gozar de la vida lo mejor posible, hay que arriesgar, huevadas así, se calentó al toque y con mi verga de chinchano se la metí por la boca, pero lo más rico fue abrirle el culo con una buena cepillada.