La última pinga dura infiel para esta linda novia

8 min

La novia llegaba tarde al altar, la jermita chapó un taxi para llegar al toque a la iglesia, pero de camino se puso bien arrecha, estaba un poco triste dentro de toda la felicidad que la embargaba porque ya no iba a poder probar un buen polvo con el vecino, estaba entregando su vida a una nueva etapa compartiendo con el macho de su vida, pero la vida quiso que ella tuviera un último polvo adúltero para que goce por última vez de las mieles de la infidelidad, al pata se la empezó a chupar de camino, se concentró bien a pesar de lo bien que la chupaba la tetona, parar un toque en un hotel para cacharse bien a la jerma, una tetona como ella siempre se merece de un polvo bien ejecutado. Semejante lomazo se llama Lylith Lavey.