La recepcionista del gimnasio le comió la pinga a mi pata

21 min

Me alegro por mi pata, pero ese huevón es medio puñalero, sabía que yo estaba afanando a esa jermita, tenía unas ganas tremendas de bombearle la concha a la flaca porque será chibola y todo pero sabe mover bien el culo, además se nota que se ejercita, tremendo rabo a logrado sacar y sus piernas están bien fuertes, pero como dije el pata se la floreó bien y en menos tiempo de lo que yo lo hice y estos son los resultados, la flaquita atracó con mi pata y se la chupó, ahí mismo en la recepción de noche cuando cerraron el gimnasio, en ese momento el pendejo se cepilló con ganas a la potoncita, sabía que estaba con ganas de cachar pero no sabía que era tan perra la cojuda.