La golosa de mi enamorada desde temprano quien leche de pinga

15 min

Justo esa mañana nos tocaba ya salir del hotel para regresarnos a Lima, estábamos en Arequipa por los feriados de Semana Santa, no hubo mucho tiempo para visitar todo pero teníamos muchas ganas de hacer ese viaje, la pasamos bien, pero a esta cojuda se le ocurre pedir leche justo cuando tenemos que quitarnos ya antes que lleguen otros huéspedes, pero bueno, supongo que cinco minutos no hacen mal a nadie, ella de frente apenas se despertó me la empezó a manosear, yo le metí los dedos en la concha, pero mi flaca estaba incontrolable, me dijo que se sentía renovada y con ganas de chambear a full para planificar un nuevo viaje, pero en ese momento no paraba de jalarme la tripa y chuparla… no puedo quejarme, me hace gozar como ninguna lo ha hecho antes.