La caché tan duro por el culo que me sentí mal

6 min

Quiero mucho a mi gordita, pero a veces se pone medio jodida, medio exquisita, me dice huevadas como «ay no me caches tan duro» o «trátame como una princesa, como en las películas», jaja esa huevada no existe, cachar es rico pero hay que ponerle ganas, a la potoncita nunca le había dado por el culo, pero como pueden ver soy un zambito aventajado y creo que por eso no quería por el culo, pero con buen floro y cariño la convencí, nos grabamos como es nuestra costumbre, puta mare creo que le debí echar más lubricante porque cuando le empujé esta morcilla gorda mi amorcito empezó a gritar, sentí cómo ajustaba el culo, pero la culeada era irreversible.