Hermosa italiana le encanta que le den besitos en el culo y luego se lo perforen sin piedad, ¡Dios! Que culo más rico tiene

6 min

Valentina Nappi se sienta sobre una un hombre que no para de darle chapes en el culo, abriéndole el ano, mientras ella gime del gusto, esta perra es una cachadora por naturaleza y le encanta que le rompan en culo con grandes pingas, luego de que le comieran todo en hueco del ano, su boquita es embestida una y otra vez, cachan su boquita como si fuese otro agujero y no necesitara respirar hasta que el semen comienza a correrle por los labios. Ya después comienzan a dilatarle más el ano para poder meterle esa gran pinga que a ella tanto le gusta. Ella monta a ese gran semental y separa sus nalgas para dejar ver ese pequeño ano, se deja empalar mientras grita del placer y se estremecerse por el gran tamaño de esa pinga, pero esta perra es especial y separa sus nalgas con las manos para que veamos cómo es cachada sin piedad.

Luego se acuesta para dejarse cachar sin ningún problema, con el culo arriba y tapando sus gritos de placer con su mano, hasta que el está listo para correrse y ella ya sabe lo que debe hace, se coloca su pinga entre los labios succionando todo lo que sale de ahí.