Ese turrón puso bien arrecha a mi empleada

5 min

Llegué de ver un rato la procesión del Señor de los Milagros, compré un rico turrón de dona Pepa y al regresar a mi jato estaba todavía la empleada limpiando la sala, no llegaba todavía mi vieja ni mi hermana, le invité un poco y estábamos conversando bien chévere, no sabía que el turrón fuera afrodisíaco pero veo que sí, porque el dulce nos puso arrechos a los dos, ella me abrazó y me dijo que desde hace mucho estaba fantaseando con estar conmigo, pendeja la potona aprovechó que no había nadie más… pero me alegro porque tener un culo así encima de este cincel de construcción fue bien rico, en serio ese poto es enorme pero se siente rico.