Enamorada golosa me la chupó hasta sacarme el nutritivo merengue

10 min

Estamos viviendo juntos porque alquilando un cuarto cerca de la universidad nos sale más barato que estar chapando el metropolitano todos los días, esa huevada era un suplicio, pero gracias a que la convencí de ya empezar a vivir juntos, lo que hacemos cada vez que estamos en el minidepa es cachar, cachar y cachar!, aunque esa mañana fue un poco distinta porque apenas se despertó me bajó el pijama y con sus masajes me la puso al palo, le empezó a chupar y no paró hasta sacarme el merengue de leche, ella no decía mucho, con la boca llena era difícil pero no me quitaba la mirada, se aseguraba de que yo estuviera delirando de placer, asu mare, con esta flaca yo sí me caso!