Dulce recuerdo de mi jerma llorando en pleno chiquitingo

10 min

Me creen si les digo que ahora estamos casados y con dos chibolos? pero cuando estábamos como enamorados las culeadas que le daba, un pata en ese entonces nos hizo el favor de grabarnos, le pagué su buena plata para que no se atreva a tocar a mi flaca, la huevona era hermosa y lo sigue siendo pero esos polvazos que nos metíamos eran realmente brutales, es que primero se la metía por la conchita pero cuando se la daba por el culo a ella le dolía pero al mismo tiempo me pedía que no deje de atorarla, era bien escandalosa, parecía gata en celo!, qué rico era darle por el culo, ella terminaba llorando y apenas se podía poner en pie pero la llevaba a comer algo rico.