Dos gorditas se banquetean una sabrosa morcilla extragrande

7 min

Lo que pasa es que mi pata y yo tenemos un gusto en común que nos vuelven locos: las gorditas, no puedo ni siquiera explicar por qué, solo sé que veo una gordita y quiero pellizcarle el culo y meter la cara en sus tetas, todo con amor por supuesto, conocimos a estas dos chicas en el puente de los suspiros, todo empezó así con «por fis tómanos una foto a mí y mi amiga» y nos hicimos patas, empezamos a salir y toda la cuestión, hasta que llegó el momento esperado, nos íbamos a tirar rico a las dos que también estaban que no podían más, primero fue mi pata quien les dio de comer, su pinga negra similar a una morcilla pero de las grandes ellas se la devoraron hasta dejarla reluciente, luego me tocó mi turno, pero este video está bien para empezar.