Después de un paseo por el parque del amor esta pendeja pidió su pedazo de vergón

8 min

Es charapita la jerma y es cierto lo que dicen, esas hembritas que vienen de la selva peruana son ardientes y en este frío clima que todavía no se va me dio el calor que necesitaba para estar más abrigadito, claro que tuve que pagarle algunos gustos como un rico almuerzo en un restaurante ficho en Miraflores, pero después de un paseo por el parque del amor donde las parejas paletean bien rico, eso la excitó a la charapa porque no suele ver eso y aproveché para llevarla al telo donde ya cachamos como debe ser, al toque lo primero que ella quiso fue catar mi verga, pero me gustó frotarle la concha para luego dejar que me la siga chupando… qué morena tan cachera por dios.