Cuando una chupada no es suficiente se puede pasar a una cachada en un motel para estar en ambiente y calentarnos un poco más

1 min 21 seg

Mi hombre me llevó a comer a un restaurante muy lujoso en la ciudad, yo estaba muy impresionada, no escatimo en gastos, y él es un poco tacaño, pero decía que la ocasión lo requería. Yo ya sabía que el solo quería cachar conmigo esa misma noche, no soy tonta, pero igual ya tenía pensado hacerlo, pero me puso muy contenta todo, después fuimos al motel donde le di la mamada que tanto quería para que se quedara satisfecho y muy feliz.