Con una pinga de plástico me caché a amiguita de la factultad

9 min

Ella siempre ha sido conocida entre mi círculo de amigos por ser una hembrita que nunca está sin enamorado, es bien linda, cabello rubio, me enamoré de ella, sé que mi naturaleza me indica que me rinda ante la pinga de mi enamorado, pero la verdad es que la atracción hacia ella es muy fuerte, ese día nos tomamos un poco de pisco en casa y al toque se nos subió a la cabeza, me puse mi strapon que recién me acababa de comprar, ella me dijo «ay dios mío, me quieres meter esa huevada en la concha?», obviamente que para eso era, sentí que se la metía de verdad y lo más rico fue ver cómo gozaba, la sábana terminó mojada con sus fluidos vaginales.