Con esta culeada la convencí de ser mi enamorada, la potona se sorprendió cuando me vio la manguera

Desde hace semanas estuve gileando a esta flaquita porque desde que le vi el culo me he pasado casi todos los días soñando con meterle la pinga en ese poto rico y cachetón, no sabía muy bien cómo decirle que sea mi enamorada pero no quería dejar pasar más tiempo porque esta chibola es perseguida por varios otros cacheros, me mandé con todo en la puerta de su casa y ella me dijo que lo pensaría, eso no me gusta por lo que le metí un chape rico y le agarré las tetas, ella no pudo resistirse y entramos a su casa menos mal que no había nadie, se quedó sorprendida cuando le enseñé la pinga y me dijo que sí quería ser mi enamorada, le metí una culeada que nunca olvidará esta pendeja!