Charapita traviesa, se le antojó chuparme la pinga mientras yo tomaba una siesta

6 min

Definitivamente me quedo a vivir en Iquitos, las jermas allá son preciosas y además la ciudad es más tranquila, más alegre, me gusta Lima pero tiene muchas cosas que arreglar, además después de haber estado con esta charapa linda puta yo me quedo por siempre, ella y yo pasamos el fin de semana juntos y una tarde luego de haber comido bastante tacacho con cecina quise tomar una siesta pero ella golosa fue a mi cuarto, puso la cámara y después de decir unas palabras motivadoras para la posteridad pasó a chuparme la pinga, qué rico mameluco y que solo pude compensar con una taladrada dura en su concha… le gusta tenerla en la boca! La quiso chupar de nuevo.