Casi se le salen los ojos tratando de chupar este chorizón

12 min

Parece que la potona nunca ha estado con un verdadero zambo, pues ahora ya sabe lo que significa estar «rota» pero de verdad rota!, ella es supervisora en la administración de un casino por la Marina y al principio entré solo como vigilante y ahora soy jefe de seguridad, ella estaba con ganas desde hace tiempo, lo pude ver en su rostro cuando me invitó a su casa con excusas pendejas, la cosa es que llegamos y se puso su lencería de madura cachera, tiene marido pero debe tener un manicito según lo que ella me contó, por eso se emocionó cuando saqué este cañón de guerra para que se la chupe, casi llora, los ojos se le salían de sus cuencas mientras me trataba de hacer un mameluco, el resto ya fue una taladrada inolvidable para ella, la supervisora cachera.