Bien obediente y mamona es esta cajera de Ripley

14 min

Lo malo es que esa cara de asada no se le quitaba por nada, pero estaba bien arrecha, apenas salimos de chambear nos fuimos a un telo por ahí nomás cerca de Plaza Norte, ya me la había chapado y se dejó manosear el culo, ella tampoco se quedaba atrás porque me agarraba la pinga y el culo, era necesario encontrar un lugar más caleta y por eso fuimos corriendo al telo, cuando la vi calatita se me paró y le dije «chupa amor», al toque ella sin quitar su carita de seriedad me hizo un buen mameluco, en serio que rico lo hace moviendo la lengua y todo, no le vendría mal si se moviera más pero qué buen culito, luego de eso me dijo que había que repetir.